NUESTROS ARTÍCULOS. Estrés: adaptarse o morir

estrés y mindfulness

En 1920 el biólogo Walter Canon descubrió que ante una situación amenazante se producía en el ser humano una reacción fisiológica que activaba una serie de mecanismos de defensa. 20 años más tarde, otro biólogo, Hans Seyle, bautizó esta reacción como “stress”, que literalmente significa “desgaste”. Hoy en día todos asociamos esta palabra a trabajo, niños, ciudad, tareas domésticas… Convivimos con el estrés y nos parece una respuesta normal ante los estímulos diarios. Pero el estrés activa en nosotros lo que se denomina “cerebro reptiliano”. Ante una situación de amenaza las dos únicas respuestas que nos ofrece son: Luchar o Huir.

Este planteamiento era válido en épocas casi ancestrales cuando nuestros antepasados constantemente veían peligrar su supervivencia.  Pero ahora, ¿qué sentido tiene activar este mecanismo si vivimos en un entorno seguro en el que no está en juego nuestra vida? Son el miedo y la rabia las emociones que nos impulsan a activar ese interruptor llamado estrés y que usado de forma descontrolada puede generarnos ese desgaste del que nos advierte el propio significado etimológico.

El problema reside muchas veces en nuestra percepción de lo cotidiano como una amenaza visceral a nuestra libertad y más concretamente del ámbito laboral como el aniquilador de nuestras expectativas y sueños. Todo esto se traduce en una sensación continua de frustración que nos hace percibir cualquier comentario, situación o tarea como un peligro al que no podemos hacer frente. Es el llamado “estrés crónico”, una sensación, por desgracia, muy presente en nuestra sociedad y fácilmente reconocible por síntomas como el dolor de cabeza, la falta de concentración, problemas para conciliar el sueño, dolores digestivos o musculares… En muchas ocasiones deriva en depresiones y en casos extremos no saber gestionar el estrés puede provocar trastornos de ansiedad o enfermedades cardiovasculares e incluso inmunológicas que pueden hacer peligrar nuestra vida.

Dejando a un lado el múltiple recetario antiestrés y los insulsos consejos laborales, hay una práctica que está adquiriendo cada vez más importancia en el ámbito profesional a la hora de combatir el desgaste de los trabajadores que soportan un estrés casi a diario por sus funciones o posición jerárquica. Se llama Mindfulness y es un sistema que se basa en el desarrollo de la atención plena.

En realidad el llamado Mindfulness se basa en tres pilares: la auto observación psicológica, la meditación y la vivencia del presente en la vida cotidiana.. Para ello tenemos que dedicar unos minutos al día a ser conscientes de nuestros propios procesos internos, de nuestro “yo interior”. Parar, detenernos, detectar qué es lo que nos está produciendo el estrés.

Se trata de poder controlar nuestras emociones para evitar activar ese interruptor de forma inconsciente. Uno de los pilares del Mindfulness es utilizar la respiración consciente como mecanismo de control ante las situaciones estresantes. Es un elemento del que siempre disponemos y todo lo que hay que hacer es jugar con ella para impedir caer en el círculo vicioso del estrés. Entre los planeamientos del Mindfulness también está el de introducir conscientemente pausas entre actividades a fin de atender a nuestros pensamientos y emociones para vivir de un modo consciente dentro de la vorágine laboral.

Son muchos los directivos que han trasladado el Mindfulness a sus compañías y han visto cómo dedicar un tiempo a la meditación a través de este programa mejora la productividad de sus trabajadores a la vez que previene de enfermedades relacionadas directamente con el estrés.  Así que el mejor consejo es adaptarse al ritmo moderno y no permitir que las tensiones se apoderen de nuestra vida llevándonos hacia una espiral marcada por el deterioro físico, psicológico y relacional.

José María Doria
José María Doria

Artículo realizado por José Mª Doria
Presidente Fundador de la Fundación para la Educación y el Desarrollo Transpersonal
www.fundaciontranspersonal.com

Leer Más

NUESTROS ARTÍCULOS. La pareja, un camino de rosas y espinas

curso relaciones pareja

¿Te has visto obligado a ocultar a tu pareja partes de ti por “no hacerle daño”?

¿Sientes que pasados los primeros tiempos, el deseo se apaga e incluso te aburres?  

¿Te cuesta desengancharte del conflicto con tu pareja, una vez comenzado éste?

¿Sientes que repites el mismo patrón que no deseas en la convivencia de pareja?

¿Acaso crees que si lograses que tu pareja fuese de otra forma, serías feliz?

¿Cuál era el conflicto más evidente entre tus padres y hasta qué punto lo perpetúas?

¿Reconoces la vivencia de ese amor que está más allá del deseo y la carencia?

Estas y muchas más preguntas serán indagadas en el curso de Relación de Pareja de cara a incrementar la comprensión de nuestros íntimos programas emocionales y una mayor autoconsciencia.

(más…)

Leer Más

ASÓMATE A LA ESCUELA. ¿Qué has quemado en la noche de San Juan?

Noche San Juan

El solsticio de verano es un buen momento para hacer una pausa consciente en nuestras vidas y decidir “qué tiramos a la hoguera”.

El hecho de tirar a la hoguera aquello que ya no deseamos para nuestra vida es un acto simbólico de gran poder. En realidad, mediante este acto, declaramos hacía dónde queremos que se dirijan nuestros pasos, a la par que conscientizamos lo que ya se nos ha quedado caduco. Tomar consciencia del punto en el que estamos y hacia dónde nos queremos dirigir, nos libera de cadenas que quizás hemos arrastrado desde hace algún tiempo. (más…)

Leer Más

TESTIMONIOS. ¡En aquella hora comprendí lo que no había comprendido en años de terapia!

Testimonio Retiro Respiración Holoscópica

Tenía miedo a la oscuridad y a volar, y además me mordía las uñas…

Mis dos primeras  respiraciones holoscópicas tuvieron lugar en el transcurso de la formación como Terapeuta Transpersonal.

Personalmente, desde el principio descubrí que se trataba una herramienta de gran valor terapéutico, por la capacidad de profundizar y llevar a la conciencia contenidos que se mantenían inconscientes y que representaban una gran carga emocional para mí. (más…)

Leer Más

TESTIMONIOS: “Salí de mi mente… ¡Y entré en mi vida!

Testimonio Consultor en Mindfulness

Reconozco que tras estudiar psicología, me encontraba un tanto defraudada y perdida. Sin embargo al poco, inicié mi formación de Terapia Transpersonal con la Escuela. En realidad buscaba una formación que tuviera en cuenta las dimensiones profundas del ser humano, y sentí que la había encontrado. Los encuentros de prácticas en Kay Zen, así como los dos años de formación, significaron para mí un antes y un después. Maduré e integré valiosas herramientas de gestión emocional, así como la práctica de la meditación. Empecé, asimismo, a atisbar dimensiones que están más allá de lo personal y lo racional, y realicé un viaje hacia las profundidades de mí. (más…)

Leer Más

NUESTROS ARTÍCULOS. El poder sanador del silencio

Retiro Meditación y Mindfulness Julio 2014

¿Has vivido alguna vez un retiro de Meditación y Mindfulness?

Se trata de un encuentro de cinco días durante el que tenemos la oportunidad de adoptar una nueva mirada. Cinco días durante los que nos entrenamos en prácticas de Atención Plena (Mindfulness), descubriendo la fuerza de la presencia y el poder sanador del silencio. Un tiempo y espacio que nos regalamos para adentrarnos en nuestro interior y abrir el corazón a lo profundo; a la par que para disfrutar de la naturaleza, de la alimentación consciente y del descanso. (más…)

Leer Más

BLOG (13)

MI VIVENCIA: “Oriente entró en mi corazón”. Por José María Doria

Reconozco que ya desde pequeño sentía cierta fascinación por el exotismo que desprendían los cuentos y las leyendas orientales.

Aquellos templos habitados por seres con turbante, aquellos monjes rapados frente a grandes budas silenciosos y no-sufrientes, en el fondo me decían que, tarde o temprano, tendría que adentrarme en aquella dimensión.

Fueron pasando los años y conforme recorría el camino de mi búsqueda interior, una palabra conmocionaba mi corazón: Nepal.

En realidad intuía que los Himalayas eran algo más que una cadena de montañas para escaladores atrevidos. No tardé en constatar que mi resonancia con los fértiles valles nepalíes se debía a su tradición espiritual que, hoy por hoy, la honro como patrimonio de la humanidad. Es decir, la consciencia y los niveles transpersonales del ser. (más…)

Leer Más