Mindfulness, piedra en el camino, superar obstáculos, aprender de los obstáculos

El Mindfulness como entrenamiento integral para superar nuestros límites

Para quienes somos proactivos y perseguimos con empeño sueños y objetivos, sorteando obstáculos e inventando alternativas cuando las cosas se tuercen, el cuento que ilustro en este post se las trae. Si estamos convencidos de que los cambios “se provocan”, y nos parece que permanecer quietos o en silencio es permitir que la vida pase ante nosotros sin apenas salpicarnos, es casi ofensivo. Y más si en nuestra mente pensante “aceptar” es sinónimo de “resignarse” y “luchar” un mandato interno que mide la “dignidad”, la “fortaleza” o el “valor”. El Mindfulness nos puede dar la solución.

“Maestro ¿cuál es el secreto de tu serenidad y paz interior?”

El Maestro, con una plácida sonrisa, respondió:

“Mi secreto es colaborar incondicionalmente con lo inevitable…”

Pero el cuentecillo no habla de resignación, pasividad o ineficacia, al contrario: es toda una instrucción acerca de otra forma de situarnos en la vida mucho más inteligente y, ¿por qué no?, más eficiente y ecológica. Propone que, en vez de desgastarnos inútilmente nadando contracorriente, aprendamos a utilizar la fuerza de las olas a nuestro favor. Nos recuerda que en la vida el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es siempre opcional: nace de la resistencia interna ante lo que nos duele o no nos gusta, de nuestro empeño porque las cosas “no sean como son, sino como querríamos que fueran”.

Practica Mindfulness

Considerar Mindfulness como una técnica de moda es reducirlo a una pobre caricatura. Mindfulness es un entrenamiento integral para relacionarnos de otra forma con la vida. Algo así como aprender que, cuando llega el huracán, mucho más efectivo e inteligente que empeñarnos en luchar contra los vientos arrasadores de la periferia, es saber situarnos en el ojo central que permanece en calma hasta que la virulencia periférica vaya amainando; y sabemos que lo hará inevitablemente…

Puede que, al practicarlo, descubramos que aceptar “lo que hay” es en realidad subir el primer peldaño del “cambio”. Que la fuerza interna necesaria para “aceptar” nada tiene que ver con la debilidad que incuba la “resignación”. Que la piedra que encontramos en nuestro camino no es solo un incómodo obstáculo, sino también el valioso punto de apoyo de una palanca capaz de mover más peso del que nunca imaginamos.

AMPLÍA INFORMACIÓN SOBRE NUESTRA FORMACIÓN:

CONSULTOR EN MINDFULNESS TRANSPERSONAL

 

 


Ana Gutiérrez
Directora Pedagógica de la EDTe 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *