pexels-photo-122970

EL SENTIDO DE LA VIDA, por José María Doria

Del libro “Las 40 Puertas, un camino hacia la inteligencia transpersonal y el Mindfulness”
José María Doria

Conforme la capacidad de percepción del ser humano evoluciona, observamos que esta atraviesa el mundo de la apariencia y se adentra en capas de cebolla más profundas. Se trata de niveles en los que habita la fuente del sentido que moviliza el camino de la vida.

Sucede que, cuando tenemos un motivo profundo para hacer las cosas, el esfuerzo se minimiza y, en su lugar, aparece una corriente de «fuerza». ¿Acaso la vida en sí misma tiene sentido? No sabemos si un gato puede hacerse esta pregunta, ni tan siquiera si la necesita. Sin embargo, hay seres que al atravesar determinados tramos de la existencia se hacen tal pregunta desde la hondura de sus raíces, tal vez por sentir llegada su hora de madurar en el alma.

Si el rumbo de nuestra navegación por la vida tiene sentido, los vientos a favor o en contra no serán vividos como casuales ni impedirán continuar la travesía. En este sentido resulta curioso comprobar que, cuando nuestro acto de remar hacia adelante está enraizado al significado profundo, aparece un faro en la tormenta. Y bien sabemos que el hecho de tener un motivo profundo en la travesía permite llevar grandes cargas.

Valoremos la fuerza que emerge al tornarnos conscientes del sentido que tiene lo que ocurre cada día. El sentido que para cada cual tiene la vida no solo es una fuente de fuerza que deviene del propósito, sino que además conforma nuestra propia misión de vida, y con ella, la vocación que nos inspira.

“Quien tiene un para qué puede soportar cualquier cómo”

6 thoughts on “EL SENTIDO DE LA VIDA, por José María Doria

  1. Ese sentido profundo de la vida, de acuerdo a mi experiencia, se ha ido transformando tal como me ido transformando como ser completo. Pero siempre ese impulso viene de dentro y es imparable. Nada ni nadie puede torcer ese rumbo desde afuera, sólo hasta que te encuentres con tu propia alma y necesites, re-definir estrategias y /o rumbos.
    La experiencia de nadie te sirve, hasta que estés dispuesto a ese rumbo. hasta que tu alma rumbee por ese rumbo.
    Muchas gracias!!
    Son muy claros vuestros trazados!!!
    Olga Picech

  2. Realmente, es vertiginosa la velocidad que a nivel científico y de tecnología, va a vanzando el ser humano. Hace pocos años, nos asustaba un poco, y dudábamos de poder seguir ese ritmo.
    Hoy gracias a personas empeñadas en que SÍ, SOMOS CAPACES, y de la búsqueda incesante que llevais a cabo, junto con las personas empeñadas en nuestra propia evolución, es maravilloso el camino que vamos desarrollando, y comprobando, que SÍ, SE PUEDE SER MEJOR, aunque el camino sea largo, y la tarea ardua, aportando, cada uno su granito de arena, estamos consiguiendo un MUNDO MEJOR.
    Esto me hace pensar que nada queda atrás, que vamos, ineludiblemente elevándonos hacia cotas, cada vez más altas, o niveles de conciencias superiores.
    Cordialmente Aurora Landaluce

    1. Como tú dices, todos recorremos el camino hacia la Conciencia.

      Sigamos con entusiasmo, sabiendo que todo cambio interno contribuye a cambiar el mundo.

      Un abrazo,

      Darina Nikolaeva

      Área Comunicación EDT

  3. Que cierto es esto de que entre mas profundizamos e indagamos sobre nosotros mismos y nuestra existencia, nos invade una urgente necesidad de saber y, sobre todo, comprender mas, mucho mas, acerca de nuestra esencia divina, del verdadero sentido de nuestra vida y de nuestra misión mas profunda y espiritual, mas allá de nuestra vida familiar como hijos, padres y abuelos, de nuestra vida profesional y social. Esa misión por la que realmente venimos a este mundo, por la que sentimos el impulso y una firme necesidad de seguir buscando, aprendiendo y comprendiendo cosas diferentes, ya que sentimos la seguridad indiscutible de que nos ayudaran a alcanzar niveles de entendimiento y crecimiento personal mas allá de lo que nunca pensamos, y quizá todavia no logramos explicarnos por completo, pero que son y están ahí.
    Por eso, mientras Dios nos preste vida para continuar debemos seguir indagando, pues creo con mucha firmeza, que lo que logremos en este periodo de vida, marcará nuestro comienzo en el siguiente.
    Gracias por permitirme compartir.

    1. Estimada Bertha,

      Nos alegra que compartas en este espacio. ¡Eres bienvenida!

      Gracias a ti por compartirnos tu vivencia

      Un abrazo,

      Darina Nikolaeva

      Área Comunicación EDT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *